Es igual a cualquier agua. En principio no tiene vencimiento si se mantiene en condiciones adecuadas, es decir de temperatura, luminosidad y empaque.